Uncategorized

Elegir el sexo del bebe

Comparte!

Precisamente el otro día, entre amigas comentábamos este tema. ¿ Será verdad que se puede elegir el sexo del bebe? Con la alimentación o con días fértiles como indican algunos estudios…


La curiosidad me pudo y os he recopilado un poco de información que me ha parecido muy interesante.

Método Baretta
Aunque parezca una broma, lo cierto es que la alimentación sí influye en el sexo del bebé. Según
un estudio de la bioquímica Adriana Baretta, se puede inclinar la balanza a
favor de uno u otro sexo simplemente con una dieta y un seguimiento de la
ovulación. Este método se basa en la mayor o menor presencia en la dieta de 4
minerales: la relación sodio-potasio sobre calcio-magnesio. Según los alimentos
que coma una mujer antes de quedarse embarazada contengan mayor o menor
proporción de estas sustancias, el bebé tendrá mayor probabilidades (98%), de
ser niño o niña.

Coeficiente Mineral (CM) Sodio + Potasio / Calcio + Magnesio

De esta manera, Adriana Baretta diseñó un método probado ya en 120 mujeres
con un éxito del 98%.Las mujeres que recurren a esta práctica hacen 
una dieta progresiva, durante tres meses,previa
al momento de la concepción
. En ese tiempo se identifican los períodos más
fértiles y el momento exacto de la ovulación. Se hacen análisis de sangre y si
todo marcha bien, se da vía libre para intentar el embarazo. Es importante
cumplir con el tiempo de preparación, tres meses, puesto que según Baretta “es
el tiempo necesario para que el organismo asimile los cambios alimentarios y
comience a actuar como filtro a favor del espermatozoide que se desea
favorecer. Además necesitamos tres ciclos para que la mujer aprenda por el
método sintotérmico a comprobar con exactitud su ovulación, y esto además lo
confirmamos con análisis hormonal”.

Por lo tanto, durante ese periodo es tan importante lo que se come como lo
que no se come. Si hay un bajo coeficiente sodio-potasio y un alto
índice calcio-magnesio, la tendencia es a tener varones
.

 Y para tener niñas, lo inverso..
Así, por ejemplo, alimentos como las legumbres, los frutos secos, los
fiambres, el pescado y la fruta favorecen la procreación de niños
; frente
los productos lácteos, acelgas o copos de avena que ayudan a la
gestación de niñas
. «Aunque debe tenerse en cuenta un equilibrio
determinado entre lo que se come y no se come, ya que no basta sólo con ingerir
un determinado producto», precisa la autora del libro.

Un ejemplo de algunos alimentos que se deben evitar o tomar sería:

Pero el método se basa también en el periodo de ovulación. «Hay
diferencias en el moco cervical de acuerdo al momento del ciclo, la alcalinidad
y la acidez son diferentes y favorecen la permeabilidad de los X o los Y. Está
demostrado que las parejas que conciben en el pico más alto de la ovulación
tienen mayor probabilidad de tener nenes» –explica Baretta. “Los
espermatozoides X sobreviven más tiempo, y cuando los fluidos son más alcalinos
los
Y nadan más rápidamente y mejor cuando los fluidos son más ácidos
”.

Método Shettles

Con un éxito del 75%, los doctores Landrum Shettles y David Rorvik, autores
del libro Cómo elegir el sexo de tu bebé, se basan en las 
diferencias entre los espermatozoides X y los
espermatozoides Y.
De acuerdo a los estudios del Dr. Shettles, los
espermatozoides con el cromosoma Y (hombre) son más pequeños, más rápidos y más
débiles, requieren condiciones de mínima adversidad -acogedoras, alcalinas-;
llegan primero y mueren rápidamente; el espermatozoide debe llegar a las
trompas casi simultáneamente con el óvulo. Mientras que los  que llevan el
cromosoma X (mujer) son más grandes, más fuertes y más lentos, más resistentes
en condiciones moderadamente adversas o ácidas. Son más duraderos y pueden
esperar unos días al óvulo.

Este método busca
combinar el momento de la relación sexual con el del ciclo menstrual de la
mujer. La relación sexual más cercana al momento de la ovulación,
tendrá mas oportunidades de concebir una mujer
 y si la pareja tiene
relaciones 2 días antes de la ovulación, o 2 días después de la ovulación, las
probabilidades de concebir un varón aumentarán. Estos datos son de acuerdo a la
velocidad y fortaleza de los espermatozoides X o Y que llegarán a fecundar al
óvulo.

La mujer debe estar segura del momento de la ovulación, y para llegar a este
punto, deberá  “estudiar” su útero, anotando la temperatura basal todos
los días, y llevando el control de los días exactos que dura su ciclo, así como
el momento en que ovula (cambios de la secreción vaginal-moco cervical y
temperatura basal).

Algunos truquitos…

Para lograr un fluido más o menos alcalino, la mujer puede hacerse una
serie de lavados vaginales: con agua y bicarbonato de sodio (un litro de agua
por cada cucharada de bicarbonato de sodio), para lograr el medio alcalino que
tanto favorece a los espermatozoides Y.
Y con agua y una cucharadita de ácido acético (vinagre), para lograr así el
medio ácido.

También se recomienda que la pareja mantenga una dieta basada en proteínas
para tener un niño, y una dieta rica en lácteos y no ingerir carne 
para tener una niña.

Método de la Tabla China

Este método, aunque carece de una base científica que demuestre su
fiabilidad, se basa en una tabla elaborada hace miles de años según
las antiguas leyendas chinas, que dicen que el sexo del bebé se determina
mediante la edad materna y el mes de concepción del futuro hijo. De esta manera
se podría elegir el sexo del bebé. Sólo hay que intentar concebir en el mes
correspondiente al sexo que desees de acuerdo a esta tabla. Y si ya estás
embarazada esta tabla también te sirve para conocer el sexo del bebé que llevas
dentro.

Aquí tienes la tabla china. Sólo debes buscar en el casillero tu
edad actual
, o la edad a la que quieres concebir, 
y mirar en qué meses es más posible concebir una niña o un
niño
 de acuerdo a los colores de la tabla (azul indica niño y rosa, niña).
Según las personas que la han llevado a cabo, la tabla tiene un éxito del 70%.


Si buscáis vosotr@s mismos veréis que los estudios son mucho más largo. Os lo he resumido un poco para que os hagáis a la idea.
Tampoco os puedo decir si realmente son ciertos o no. Pero si pienso que algo tiene que influir. Creo también que si por ejemplo se tiene una niña y se desea ir a por el niño, no son teorías muy costosas o que necesite mucho sacrificio seguirlas. Un poco de dieta, estar pendiente a los días fértiles y probar. Oye, si consigues un niño bienvenido sea y si es niña pues bien también sabes que al menos lo has intentado.

Me ha parecido un tema interesante que me ha apetecido compartir. Espero que lo disfrutéis.

(1) Comentario

  1. Eugenia dice:

    Para tener la mejor salud de nuestros pequeños nada mejor que estar al tanto de las novedades de alimento para bebés: nutri-baby.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

google.com, pub-2743069510309134, DIRECT, f08c47fec0942fa0