Maternidad

Viajar a Lisboa con un bebé

Comparte!

Viajar a Lisboa siempre es buena opción, pero cuando viajas con un bebé tienes que tener muchas cosas en cuenta. A pesar de ser una ciudad antigua es bastante «kids friendly» pero aún así os comparto nuestra experiencia para quien pueda ser de utilidad.

Fuimos 4 días 3 noches de jueves a domingo. Aunque realmente llegamos el jueves por la tarde noche y nos íbamos el Domingo al mediodía, vamos que realmente 2 días vertiginosos para querer ver lo máximo posible.

  • Día 1: Nos hospedamos en Marques de Pombal, muy buena zona por lo bien comunicada que está. Dispones de metro y autobús con ascensor.

Bajamos toda la Avenida Liberdade hasta llegar a la plaza de Comercio. Un paseo largo pero muy bonito, pasando por la estación de trenes, comercios y diversas plazas.

Plaza de Comercio Lisboa

Fuimos a pasear por el Barrio Alfama y callejeamos enamorados de sus calles y sus fachadas hasta llegar al Castillo de San Jorge. Aquí el terreno es muy inclinado y las aceras empedradas. Fuimos con carrito de viaje y se nota las ruedas pequeñas que tenía cierta dificultad para subir. Eso sí, se agradece que sea un carrito ligero. No entramos al castillo por dos motivos, uno por falta de tiempo ya que es bastante grande y puedes pasar la mañana allí y otro por sus largas colas. Decidimos disfrutar de la zona.

Barrio de Alfama

Lisboa y sus calles, bajamos maravillados por las fachadas de los edificios y sus miradores. Para pasear tranquilamente por la zona sin prisas.

Fachadas de Lisboa

Como anécdota os cuento que tuvimos la gran suerte de encontrarnos con unos Suizos que ya dejaban la ciudad y nos regalaron sus dayPass de transporte. Así que pudimos disfrutar de transporte gratis el resto del día. En cuanto al transporte os comento que Lisboa está muy bien comunicada. Pero aquí hay grandes peros. La mayoría de las estaciones no dispone ni de ascensor ni escaleras mecánicas. Así que nos la pasamos subiendo y bajando el carrito a pulso. Para subir a los tranvías y elevadores nos hicieron tener al niño en brazos y cerrar el carrito porque van muy muy llenos.

IMPORTANTE: no tiréis los tickets, son recargables y así los próximos viajes salen más económicos. Y siempre hay que volverlos a poner para salir de cada estación ¡No lo tires!

Tranvía de Lisboa

Decidimos ir a comer a Belem, fuimos hasta allí en tren por comodidad. La zona es muy bonita y visitamos el Monumento a los descubrimientos, la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos. Una vez más no entramos en ninguno por tiempo y las colas. Pero ya es bonito de por sí visitarlos. Nosotros disfrutamos muchísimo de los jardines.

El Clima, nosotros fuimos la primera semana de Agosto y nos sorprendió la amplitud térmica que hay. Ya que por la mañana y la noche refrescaba bastante. Así que la tarde noche fuimos a comprar un poco más de prendas de manga larga para el niño. Os lo comento para que lo tengáis en cuenta y aunque sea Agosto, meted alguna prenda más de manga larga que lo vais a necesitar. El resto del día hacía sol y bastante calor.

  • Día 2 fuimos al zoo. Aunque nos pareció algo caro hay que reconocer que las instalaciones están muy bien cuidadas y pasamos una mañana muy bonita. El niño disfrutó mucho viendo los animales y nosotros felices de verlo tan alucinado con ellos.
zoo de Lisboa

Fuimos a comer al Barrio Alto y a disfrutar del mirador. Nos recomendaron ir por la tarde para ver la puesta de sol y disfrutar de las cafeterías con fado en directo. Nosotros fuimos a comer, pasear y a estar un rato por el mirador. Hay un elevador para subir, pero recordad que hay que plegar carrito. Nos faltó quedarnos más rato más y ver la puesta de sol, pero estábamos ya tan cansados que decidimos ir al hotel un rato a descansar.

Por la tarde subimos al Parque Eduardo VII y aunque de primeras no entraba en nuestros planes nos encantó la experiencia.

Escultura ala maternidad

Escultura de Botero a la maternidad.

parques de Lisboa

Desde arriba del todo tienes unas vistas impresionantes de la ciudad, pero yo tengo que reconocer que de lo que más disfruté fue del momento en sí. Tomando el sol, descansando y jugando en el parque. Ese instante en los que te das cuenta que te queda tanto por ver de Lisboa pero que no te importa. Que disfrutar del turismo a otro ritmo es gratificante y que hay momentos que nos llevaremos grabados en nuestro recuerdo para siempre.

Recomendaciones:

  • Si vuestro hotel tiene desayuno incluido bajad temprano porque disponen de pocas tronas y así también podéis elegir las mejores mesas.
  • Lleva una muselina y algo de abrigo porque por las noches refresca.
  • Organiza la ruta de metro porque algunas tienen ascensor y es muy cómodo.
  • Visita los parques, están muy bien cuidados y merece la pena para que el peque estire las piernas.
  • Si quieres entrar en los sitios, compra online para evitar las colas.
  • Elegid un carrito ligero y que se pliegue fácilmente.
  • El zoo merece la pena pero mejor para pasar el día entero ahí. Llevad bocatas y agua para amortizar el precio.
  • Si te gusta el porteo, es buena opción para descansar un poco del carrito.
  • Nos ofrecieron trona en todos los restaurantes, no dudes en pedirla.

No dudes en escribirme si tienes cualquier consulta que pueda resolver sobre la ciudad de Lisboa. Nosotros lo disfrutamos muchísimo y seguramente sea una ciudad para volver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

google.com, pub-2743069510309134, DIRECT, f08c47fec0942fa0